jueves, 12 de julio de 2012

“Educación financiera y espíritu emprendedor de los jóvenes en Aragón”

Se acaba de presentar el estudio <b>“Educación financiera y espíritu emprendedor de los jóvenes en Aragón”, en el que he participado junto a mis colegas de la Comisión de Educación del Colegio de Economistas M. Angeles López Artal, Pilar Labrador Lanau, Rogelio Cuairán Benito, Alfonso López Viñegla y Natividad Blasco de las Heras, como investigadora principal y con la colaboración de Esther Cosa.
El objetivo del proyecto es evaluar la cultura económica de los jóvenes aragoneses en una doble vertiente: desde el punto de vista de la educación financiera, y desde el punto de vista del espíritu emprendedor.
Para ello, se ha procedido a diseñar y analizar los resultados de una encuesta dirigida a jóvenes universitarios y de ciclos formativos de grado superior, con formación previa especializada para ejercer una profesión y que se encuentran próximos a su entrada en el mercado laboral.
Las preguntas se han estructurado en diferentes bloques, recogiendo información sobre el conocimiento del entorno económico, finanzas personales, operativa financiera cotidiana, cuestiones relacionadas con el espíritu emprendedor, la economía empresarial y el mundo laboral.
Tras el análisis de los resultados obtenidos el equipo investigador concluye que los jóvenes aragoneses:
- Son conscientes de la difícil situación económica actual y se muestran preocupados por la consecuencia que perciben como más inmediata, la dificultad para encontrar trabajo tras acabar su formación.
- Tienen buena capacidad para gestionar su economía personal, siendo el bloque de finanzas personales el que mejor valoración ha obtenido por parte de un panel de expertos.
- Reflejan cierto nivel de desconocimiento de los conceptos relacionados con la operativa financiera cotidiana, si bien se entiende que no perciben grandes barreras para adquirirlos.
- No tienen espíritu emprendedor. No obstante, cabe señalar que la valoración global se aleja de valoraciones extremas negativas. Destaca como elemento positivo la disposición individual de los jóvenes para trabajar fuera de España, lo que implica una actitud positiva y proactiva en la búsqueda de empleo.
- Consideran positiva la educación financiera y se muestran dispuestos a aprender sobre temas relacionados con el ahorro y la financiación de proyectos.

Arde Cuba

Cazador de sonrisas

Star Wars