lunes, 13 de mayo de 2013

La muerte en los ojos (Heraldo, 4/4/13)

David Sánchez (Madrid, 1977) comenzó dibujando historietas en el verano de 2008 en la fugaz reaparición de la revista El Manglar del todoterreno editor Ricardo Esteban.  
Tú me has matado (Astiberri, 2010) y No cambies nunca (Astiberri, 2012) le encumbran como el autor más onírico, agobiante, estresante, incómodo e inteligente del prolijo panorama nacional. 
El Salón Internacional del Cómic de Barcelona le premió como Autor Revelación en su edición de 2011. 
Este año está nominado a la mejor obra de autor español publicada en España en 2012.
La muerte en los ojos confirma que David también es capaz de recrear sus lynchianas atmósferas y personajes en tan solo 24 páginas lo que multiplica el mono en el lector por nuevas historias. 
Sus adictivos y misteriosos textos disparan la necesidad de explicaciones adicionales, de conclusiones, de respuestas, de soluciones. 
El lector no puede evitar leer, releer y volver a leer sus hipnóticas viñetas, escudriñando reacciones y comentarios de los desdichados protagonistas y detalles en apariencia nimios que se engarzan para desentrañar terroríficos desenlaces. 
Cintas magnetofónicas, jeringuillas, colillas, guacamayos rojos de la selva de Panamá, el ying y el yang, el alfa y el omega. 
La creciente tensión que provoca el sórdido Salomón Schwartz desemboca en angustiosas situaciones origen de reacciones psicosomáticas y trastornos psicológicos. 
Las reglas son estrictas: no se permiten improvisaciones. 
Hay que seguir las normas a rajatabla.  
La muerte en los ojos es un enfermizo coctel de drogas y sexo magistralmente dibujado al modo de grandes como Charles Burns o Hergé. 
Bienvenido al método de Schwartz control de mental, va usted a escuchar el sonido alfa: tk tk tk tk tk tk tk tk tk tk…

Cazador de sonrisas

Star Wars